Carmen Ortiz - Consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de Andalucía.

Carmen Ortiz: “Cada día son más las mujeres que apuestan por hacerse un hueco en el sector primario y la industria de la alimentación”

Hablamos con la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Carmen Ortiz, quien hace un repaso por los retos que tiene por delante el sector agroalimentario para lograr una plena igualdad entre hombres y mujeres, demandando una mayor visibilidad para éstas.

Como mujer y consejera, ¿qué retos y motivaciones tiene por delante en la lucha por la igualdad de oportunidades?

Actualmente el principal desafío de las mujeres es lograr el reconocimiento que merecen en un sector, hasta hoy, masculinizado. Como consejera, tengo contacto directo con agricultoras, ganaderas y mujeres profesionales de la pesca o la agroalimentación, que en numerosas ocasiones me han trasladado su demanda al respecto. Somos la mitad de la población pero este porcentaje no se refleja en los órganos de representación del sector primario, donde les gustaría estar presentes para llevar personalmente sus propuestas a todas las esferas de estos ámbitos.

Cada día son más las mujeres que apuestan por hacerse un hueco en el sector primario y la industria de la alimentación pero, en muchas ocasiones, no ven reconocido su esfuerzo o encuentran dificultades para desempeñar su labor. Y las andaluzas quieren que esta situación llegue a su fin, ya que quieren colaborar en igual medida que los hombres en la construcción de estos sectores tan importantes para la economía andaluza.

Por otro lado, también es vital que las políticas públicas se diseñen con perspectiva de género. Actualmente, hombres y mujeres no se encuentran en la misma situación por lo que debemos compensar las desigualdades para conseguir que el acceso a los recursos sí sea equitativo.

 ¿Considera que la mujer necesita una mayor visibilidad en el sector?

Sí. Desgraciadamente, es muy común que el esfuerzo de numerosas mujeres que trabajan desde hace años para mantener el crecimiento económico de su familia y su entorno pase desapercibido. Un claro ejemplo es la titularidad de las explotaciones, que no suele recaer en este segmento de la población a pesar de que se encargan tanto de las labores del campo propiamente dichas como de aquellas tareas complementarias y tan necesarias para el día a día.

Por nuestra parte, estamos ultimando el Registro de Explotaciones Agrarias y Forestales de Andalucía (Reafa), que integrará el de la Cotitularidad de Andalucía y, por tanto, esperamos que sea una importante contribución en este sentido. Y participamos activamente en el impulso de esta titularidad a través de la colaboración de la Junta de Andalucía en un grupo de trabajo de ámbito nacional que ha puesto en marcha el Ministerio.

Pero, si bien se trata de un paso importante para aflorar el peso de las mujeres en esta actividad económica, aún es preciso que todos los agentes sociales, tanto las diferentes administraciones como la propia ciudadanía, sigamos poniendo en marcha iniciativas que nos ayuden a alcanzar este objetivo. Debemos acabar con la creencia de que la cotitularidad es un gasto familiar, ya que se trata de una inversión que permite aflorar la situación real del campo y garantizar que todas las personas implicadas tengan reconocidos sus derechos.

¿Cree usted que es un logro de esta legislatura el haber impulsado el Plan de Igualdad de Oportunidades entre hombres y mujeres en el ámbito agroalimentario hace unos meses?

Sí, estoy convencida de ello. Se trata de un logro que, por un lado, plasma la larga labor de la Junta de Andalucía por la igualdad de las mujeres y los hombres que trabajan en el campo y el mar de Andalucía; y por otro, sienta las bases de un nuevo camino para avanzar en esta necesidad estratégica  para construir una sociedad más justa y cohesionada. Para aprovechar al máximo las oportunidades de futuro de las áreas rurales y pesqueras es preciso un cambio estructural y de modelo productivo en el que incide esta planificación aprobada recientemente en Consejo de Gobierno.

Este Plan de Igualdad, que es el segundo sectorial de Andalucía, da respuesta a la demanda de las mujeres de una forma ambiciosa pero, a la vez, realista, apostando por la puesta en marcha de medidas específicas y por la integración de la perspectiva de género en todas las políticas de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

El plan es, por tanto, el germen de una nueva forma de trabajo que contemple a toda la sociedad, que garantice los derechos de quienes se esfuerzan en el campo, el mar y la industria, y que refleje la realidad diaria de unos sectores en los que mujeres y hombres trabajan codo con codo para su desarrollo.

COLABORADORES



MEDIA PARTNERS